viernes, 26 de diciembre de 2008

CEJAS


Con el sol del calor, ir recogiendo las hojas secas -cada día caen-, beberse el agua fresca con deseo ardiente. De vez en cuando, ir a hablarle a la perra al oído, arrancar las malas yerbas, que incluso florecen para disimular su poder de extinción. Dejar que la belleza arraigue y se contagie mientras esperas la mirada que durante todo el día te acompañará, llenándote al mismo tiempo de ansiedad y paz.
Os recomiendo el vídeo del grupo de mi hijo "Dark Side" con su versión de "Zombie"

8 comentarios:

David dijo...

despues de leer el texto, siento mas paz que ansiedad.
un saludo

Reyes dijo...

Qué suerte poder hablarle a una perra...me gusta lo que grabas sobre fondo negro...
besos

el pasado que me espera dijo...

Eres una maestra de los fogonazos visuales. Me ha recordado a aquellos juegos florales que ganabas en el cole con el seudónimo "los cardos también son flores".Un beso colgado de la cola del 2008.

David dijo...

Mis mejores deseos para el 2009. Tu profesion es tan interesante ¡ Es muy importante ver la parte afortunada de nuestras dedicaciones, ya que otros debemos estar 8 horas delante de un ordenador como maquinas. Lo bueno es que siempre podemos cambiar nuestra vida, aunque tenga cierto riesgo, de ir dibujandola segun nuestros deseos.
No dejes de escribir esos textos tan buenos.
Un abrazo, y feliz año.

Miguel Baquero dijo...

Joder, lo que no es no saber idiomas. Cuando leí tu perfil, donde dices "visc amb el meu fill de setze anys", yo me dije "vive con su hijo de siete años". Pero ahora, al verle ahí quitarreando, he exclamado: "joder, para tener siete años cómo toca la guitarra". Sospecho que setze significa diecisiete.

Jovekovic dijo...

Hola, Txell: Paso a saludarte y devolverte la visita. Un texto sugestivo, pero quiero leer con más calma.
Salut i fins aviat!

Txell Sales dijo...

DAVID, gracias por tus comentarios y por tus ánimos que he deglutido con ansiedad.
REYES, siempre estás ahí. Me gustan tus comentarios sobre fondo blanco.
ELPA, está bien eso de los fogonazos visuales. Y anímicos, añadiría yo.
MIGUEL, siento que te haya provocado tantos quebraderos de cabeza. Definitivamente, mi hijo Merlin tiene 16 años.
JOVEKOVIC, ¡Bienvenido!
Un beso para todas (las personas) y buena entrada de año.

Vlaad dijo...

Parece la receta para un amor no correspondido. Siempre causa intriga el mencionar una mirada, y mucho más al lado de la espera.

En cuanto al amarillo, en cierta medida se lo debo a Van Gogh. Supongo que en realmente es el color de la locura, y ¿qué mejor color que el amarillo para decorar versos un tanto surrealistas? Bueno, eso y el silencio, cómo en Palabras, de Pizarnik.